Estéticamente, el clásico calentador de toallas parece una escalera fijada a la pared… Y sin embargo, el diseño está involucrado, y los aparatos de hoy en día vienen en todas las formas, materiales y colores posibles! “Cada vez hay más y más modelos muy bellos disponibles que son adecuados para el estilo de todos los baños Además del estilo, también debe tenerse en cuenta la forma del calentador de toallas, dependiendo de la cantidad de espacio disponible y de cómo se vaya a utilizar”, dice Elisabeth Pierson. Algunos modelos están abiertos en el lateral, para facilitar la colocación de la toalla, otros giran, “lo que es interesante para la accesibilidad”, explica Elisabeth Pierson. El tamaño y la disposición son elementos clave para las familias”, subraya el especialista. Los anchos muy pequeños son ideales para áreas pequeñas o espacios debajo de las ventanas; las unidades de baja altura son ideales para habitaciones en el ático. Si no tiene espacio para colgarlo en la pared, opte por un modelo de claustra, que se puede colocar en las piernas. Por último, no descuide la estética del grifo termostático del calentador de toallas, que será visible!