La elección de su maleta depende de los objetos personales que planea llevarse. Cantidad: Seamos honestos, ¿quién no se ha enfadado con su maleta, demasiado llena para cerrarla? En este caso, hay dos soluciones: forzarlo y arriesgarse a romperlo (que es lo que sucede la mayoría de las veces), u optar por una talla se ajusta a un modelo Peso: Para las maletas pesadas, elija una maleta de 4 ruedas perfectamente maniobrable y equipada con accesorios que le facilitarán la vida: 4 ruedas multidireccionales, varias asas de transporte, carro resistente… Elija también la ligereza para mayor comodidad, ya que las maletas son ya pesadas y, por consiguiente, el peso de la maleta no debe convertirse en una carga adicional. Fragilidad: Otro punto importante a subrayar es la fragilidad de los accesorios que lleva. Por ejemplo, si lleva platos, objetos de valor u otros artículos, estarán mucho mejor protegidos en una maleta rígida que en una maleta blanda (esto no excluye los envoltorios de burbujas y los protectores). Aunque una maleta blanda puede ser muy fuerte, la carcasa rígida garantiza necesariamente más robustez y por lo tanto protege mejor el interior.